El management y el deporte

Publicado el: 14 de agosto, 2018

La afición al deporte desborda pasiones en cualquier parte del mundo. No importa si uno es fanático del Real Madrid o los Spurs de San Antonio, nada como el deporte, sirve para ejemplificar la planeación y el trabajo en equipo. Los aficionados no están dispuestos a esperar grandes ciclos para ver resultados, y si no, veamos cuántos Coaches o Managers son cesados en cada temporada, o cuántos patrocinios surgen o se terminan antes y después de las justas deportivas más importantes, como el Mundial o los Juegos Olímpicos.

Este tipo de situaciones -las deportivas-, son de gran utilidad para la enseñanza del método del caso, pero pueden representar también un riesgo importante que dificulte el análisis detallado y profundo que muchas situaciones requieren. Veamos.

La mayoría de los deportes se juegan en equipo, y las historias de los grandes entrenadores son altamente inspiradoras, en especial cuando encontramos cierto romanticismo porque un equipo con limitaciones ha superado las más grandes adversidades. En efecto, el mundo de la empresa requiere el trabajo en equipo y la motivación de los líderes, pero es preciso reconocer que en el deporte es mucho más sencillo establecer indicadores que en las diferentes industrias.

En las ligas más competitivas del mundo hay muchos equipos y solo un campeón: En la NFL por ejemplo, solo uno se lleva el Super Bowl; en la Champions League, de los 72 equipos, solo uno levantará ‘La Orejona’; y en los juegos Olímpicos, después de varias fases eliminatorias, solo un atleta o un equipo, se llevarán la medalla de oro. Está bien aspirar a lo más alto, pero no alcanzar la cima, no siempre significa que un equipo ha fracasado. Esta reflexión debe llevarnos a establecer objetivos que estén dentro de nuestras posibilidades; recordemos que estos deben ser SMART, es decir, eSpecíficos, Medibles, Alcanzables, Retadores y con un Tiempo establecido.

Si bien es cierto que la historia nos podrá contar de casos excepcionales, lo cierto es que la mayoría de los que han triunfado en las Grandes Ligas, ya sean las que se juegan en el Yankee Stadium o el Fenway Park, o bien las de Wall Street o la Bolsa Mexicana de Valores, lo han logrado después de haberlo hecho en ligas inferiores, y han llegado hasta donde están, con una gran ambición, acompañada de una excelente planeación, pero sobre todo, de un incansable trabajo diario.

Por: Mtro. Víctor Manuel Cervantes García

vmanuel@f360.com.mx 

Recent Posts
empresa-y-familia-quien-se-adapta-a-quien